Antonio Cairoli empezaba así de contundente en la primera manga de Lommel. El título es casi suyo. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here